El primer paso es perdonarte.